¿Has oído hablar de la Terapia Miofuncional?

La terapia miofuncional recibe dicho nombre al referirse a la terapia muscular combinada con la rehabilitación funcional. El objetivo de esta terapia es optimizar y mejorar las funciones orofaciales (masticar, hablar, respirar…).
Suele asociarse al tratamiento de la deglución atípica, quizá la patología más conocida en este sentido, pero lo cierto es que la terapia miofuncional no solamente se reduce a este trastorno, si no que existen diversas alteraciones orofaciales cuyo origen puede deberse a diferentes causas, tales como:
– Patologías neurológicas (enfermedad de Parkinson), anormalidades en el desarrollo…
– Como consecuencia de un accidente cerebrovascular o traumatismo craneoencefálico
– Fisuras labiopalatinas o cualquier malformación craneofacial o facial
– Hábitos orales como succión digital, onicofagia (hábito de comerse las uñas), bruxismo (hábito involuntario de apretar o rechinar las estructuras dentales)…

chuparse-el-dedo-deforma-los-dientes
Ante estos trastornos, ¿Cuándo y cómo se debe actuar?
Al tratarse de patologías de las estructuras motoras del habla, la intervención es llevada a cabo por parte de un/a logopeda y se caracteriza por ser, en general:
– Intervención temprana. Se realiza en neonatos con fisuras labiopalatinas o trastornos neurológicos que suponen dificultades en la succión, con el fin de estimular este reflejo y enseñar el adecuado posicionamiento para la alimentación, entre otros.
– Tratamiento conjunto entre logopeda y ortodoncista, ya que el contacto e intercambio de información entre estos dos profesionales es necesario para un buen resultado final. En casos de problemas de mordida, no se debería dar el alta logopédica definitiva hasta que no se corrija la mordida.
– Intervención conjunta con tratamiento otorrinolaringológico: se da en patologías tales como rinitis, bronquitis, etc.
Como se ha indicado anteriormente, la terapia miofuncional abarca muchos casos diferentes, pero en general, en la intervención se deben dar estos pasos:

1. Entrevista inicial con los padres, que recoja cuestiones generales sobre el desarrollo del niño y otros aspectos importantes desde el punto de vista miofuncional: alimentación, aspectos de salud tales como si padece alergias, enfermedades respiratorias…, dientes, hábitos y sueño.

2. Evaluación de los órganos fonoarticulatorios del habla: se examinan en posición estática y dinámica los labios, lengua, músculos buccinadores y maseteros, paladar duro y blando, arcadas dentarias, maxilares y articulación temporomandibular.

3. Evaluación de las funciones orofaciales, tales como respiración, deglución, masticación y fonación.
Por ejemplo, para la valoración de la masticación se ofrece un alimento, sin que el niño sepa que está siendo evaluado, y se observa cómo se realiza (boca abierta/cerrada, unilateral, con movilización exagerada, lado predominante de masticación…).

bocaDes
Para conocer más sobre la evaluación logopédica en cuanto a terapia miofuncional o aprender técnicas específicas de intervención, no dudes en ponerte en contacto con nosotras, llamando al 858 99 18 48 o acudiendo personalmente, nos encontramos en calle Pedro Antonio de Alarcón 54, 4ºA, Granada (España).

 

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

AYUDAS ECONÓMICAS PARA NANOS CON PROBLEMAS DE DESARROLLO INFANTIL ¡¡¡HASTA 16 DE MAYO!!!

Os informamos de la siguiente ayuda de prestación económica para los Nanos que están recibiendo tratamiento por problemas en el desarrollo infantil durante el primer trimestre de 2016.

¿Quién ofrece esta ayuda?

Fundación MIAOQUEHAGO

¿Quiénes son los beneficiarios?

Esta ayuda va dirigida para paliar los gastos habituales de los tratamientos y terapias de nuestro Nanos, con problemas de desarrollo infantil menores de 18 años.

¿Qué tipo de ayuda es?

Las ayudas solo se concederán para servicios ya pagados y facturados por la familia solicitante durante le primer trimestre de 2016. Alcanzando a un máximo del 50% de los gastos siendo el máximo de 300€.

Es necesario acreditar los justificantes del pago de los servicios (justificante bancario, abono o recibo y factura), y que no se hayan usado para solicitar otro tipo de ayudas.

¿Cómo la puedo solicitar?

Los trámites pueden realizarse a través de:

Correo electrónico: ayudas@fundacionmiaoquehago.org

Formulario: http://atenciontemprana.w2web.es/wp-content/uploads/Fund.-Miaoquehago-Formulario-Ayudas-Regulares-1T2016.pdf

¿Hasta cuándo puedo solicitarla?

16 de mayo de 2016

Nota de prensa:

http://atenciontemprana.w2web.es/wp-content/uploads/Nota-de-prensa-220416.pdf

Enlace web:

http://fundacionmiaoquehago.org/ayudas-economicas/

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

¿Cómo detectar un retraso madurativo o psicomotor a tiempo?

       Los primeros años de vida, especialmente los primeros tres, son donde se producen una serie de maduraciones neurológicas que expresan el progresivo enriquecimiento de la conducta, expresado  en cada etapa del desarrollo alcanzando el máximo nivel funcional.

Durante estos años se establecen las bases sobre las que se va a construir el comportamiento humano, gracias a unas estructuras que poco a poco se van a perfeccionar progresivamente por factores innatos sobre los que se producirá el aprendizaje.

Este proceso de enriquecimiento progresivo se realiza en un período de tiempo en el que el cerebro es especialmente sensible a cualquier tipo de estímulo llamado “período crítico”. Se produce ascendiendo en las categorías conductuales de manera jerarquizada, a través de unas actividades prioritarias, que sirven para conseguir un fin, y están sustentadas por otras subordinadas que sirven de apoyo para esta consecución. Obteniendo así dos etapas sucesivas: una de preparación y otra de consecución.

Juguetes de estimulacion temprana1Cuando hablamos de maduración nos referimos a un crecimiento del cerebro y en tamaño unido a un desarrollo del mismo, es decir a su organización en la estructura interna. Por lo que no solo tendremos en cuenta los factores relacionados con el sistema nervioso, sino también con el entorno  a través del que aprenden nuestros nanos. Se trata de la relación entre lo innato y lo adquirido.

Es muy importante hacer especial hincapié a los factores psicosociales en los que se desarrollan nuestros nanos, ya que sin la estimulación adecuada no es posible el desarrollo aunque todos los órganos funcionen correctamente.

Por tanto, cuando hablamos de retraso madurativo o psicomotor, nos referimos a un diagnóstico provisional, en el que los logros esperados para un nano en los primeros tres años de vida aparecen muy lentamente y posiblemente alterados. Las áreas que más frecuentemente se ven afectadas son:

  • Lenguaje y comunicación
  • Atención
  • Razonamiento
  • Memoria
  • Desasarrollo motor: grueso y fino
  • Percepción
  • Habilidades sociales
  • Habilidades de autonomía

alerta

      A continuación detallamos algunos ejemplos que nos pueden servir de signo de alarma, una vez más lo más importante es una detección precoz de alguna posible anomalía, puesto que lo que inicialmente comienza como un retraso en la maduración finalmente se puede convertir en una discapacidad real si no se trata a tiempo.

 

MADURACIÓN NEUROLÓGICA: PERIODO NEONATAL

NORMAL

PATOLÓGICA

Buen nivel de vigilancia

Vigilancia inadecuada

Reactividad sensorial positiva Reactividad sensorial pobre
Llanto vigoroso y bien tolerado Llanto anormal (agudo, corto, etc.)
Sin inestabilidad neurovegetativa Crisis de cianosis o de palidez
Cuádruple flexión de las extremidades Actitud en hiperflexión o en deflexión
Cabeza apoyada sobre el occipital Ladeamiento o hiperextensión cefálica
Dedos de las manos activos en semiflexión Manos cerradas, dedos en garra o lacios
Dedos de los pies sin abaniqueo ni hiperflexión Dedos de los pies en garra
Automatismos eficientes (succión) Dificultad de succión/deglución
Sinergias completas (Moro) Sinergias incompletas o de mala difusión
Enderezamiento troncal progresivo Ausencia de enderezamiento
Perímetro craneal dentro de los percentiles Micro o macrocefalia (± 3 desviaciones)

MADURACIÓN NEUROLÓGICA: PRIMER TRIMESTRE

Perfeccionamiento visual Afectación sensorial visual
Sonrisa mimética y social Sonrisa pobre, reactiva
Lenguaje prelingüístico, vocalización Llanto excesivo, irritabilidad
Inicio de la empatía Empatía pobre
Motilidad espontánea rica, global, amplia Motilidad anormal
Disolución de automatismos y sinergias Persistencia de reacciones primarias
Liberación de los miembros superiores Manos cerradas
Enderezamiento troncal rápido Aberración tónica axial (hipo o hiper)

MADURACIÓN NEUROLÓGICA: SEGUNDO TRIMESTRE

Diálogo vocal, mímico y táctil (gorjeo) Empatía pobre, hiperexcitabilidad
Juega con su propio cuerpo Indiferencia, atención intermitente
Estática cervical sólida Hipotonía cervical y troncal
Convergencia de globos oculares Coordinación visuomanual pobre
Praxias manuales: aposición frontal Ausencia de prensión manual
Prensión: barrido cubital y radial Motilidad anormal
Inicio de sedestación con cifosis dorsal No inicia el equilibrio bisquiático

MADURACIÓN NEUROLÓGICA: TERCER TRIMESTRE

Empatía electiva Empatía pobre, indiferencia
Inicia el juego con juguetes Atención lábil
Visión macular fina y reflejo a la amenaza Incoordinación oculomotora
Lenguaje: lalación y balbuceo Persistencia de gorjeo
Enderezamiento troncal funcional Fallo de adquisiciones motoras
Sedestación sólida Aberración del tono pasivo: hipertonía
Reacciones paracaidistas Ausencia de paso de obstáculos
Aptitud estática de los miembros inferiores:

inicia bipodal

Hipotonía axial
Desplazamiento autónomo de gateo Persistencia de reacciones primarias
Prensión manual radial e inicio de pinzas Reflejos patológicos
Esquema corporal elemental Mala calidad prensora

MADURACIÓN NEUROLÓGICA: CUARTO TRIMESTRE

Empatía ‘a distancia’ Empatía pobre
Juego con carácter ‘investigador’ Indiferencia al aprendizaje
Lenguaje: jerga propositiva, morfemas Ausencia de lenguaje
Inicia su ‘carácter y personalidad’ Desaferentación, observación pobre
Autonomía motora: bipodal, marcha Equilibrios inadecuados
Manipulación: gesto complejo Manipulación torpe y repetitiva

MADURACIÓN NEUROLÓGICA: DE 12 A 18 MESES

Empatía: acepta, rehúsa, abraza Afectivo pobre
Lenguaje: 2-10 morfemas Lenguaje de comprensión limitada
Juego organizado Actividad lúdica estereotipada
Atención y concentración Ausencia de iniciativa y atención lábil
Marcha liberada Torpeza motora, equilibrio inadecuado
Manipulación: praxia ideomotora Manipulación torpe, estereotipada
Normalización de situaciones ‘límite’ Persistencia de retraso madurativo

           Si percibe alguna de estas dificultades en su nano, no dude en ponerse en contacto con nuestro equipo profesional de especialistas en desarrollo infantil de la Clínica Nanos, Granada.

RETRSO MADURATIVO

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS:

Campos-Castelló J. (2013) Retraso madurativo neurológico. Rev Neurol: 57 (1), pp: 211-219.

Narbona J, y Schlumberger Emilie. (2008). Retraso Psicomotor. Protocolos Diagnóstico Terapeúticos de la AEP: Neurología Pediátrica: 21. Pp 151 – 157.

 

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Estimulación motriz del niño de1 a 2 años

En dos entradas anteriores hablábamos de  la psicomotricidad del niño en etapas anteriores al año de edad pero, ¿qué pasa cuando nuestro nano ha alcanzado la independencia para moverse y andar? ¿Cuál es la mejor forma de ayudarle a desarrollar sus habilidades motrices? En esta entrada resolveremos estas cuestiones y más.

Estimulación de 1 a 2 años

Ejercicios para la marcha

  • Inicio de la marcha con andador: conseguir que lo empuje.

Consigue una marcha independiente y con más equilibrio.

  • Marcha independiente: para que camine de forma independiente, nos ponemos delante de él y llamamos su atención.

1f004_babywalk21_thumb

La finalidad es conseguir la marcha sin ayuda.

  • Arrastrar objetos.

niño 1

Mejora la coordinación y el equilibrio.

  • Enseñarle a lanzar pelotas.

Mayor destreza del equilibrio en bipedestación.

  • Agacharse y levantarse.

Mejora el control postural y el equilibrio en bipedestación.

  • Subir escaleras con ayuda.

niño 2

Mejora de la coordinación global.

  • Dar patadas a una pelota.

Refuerza el equilibrio y aumenta la coordinación ojo-pie.

  • Enseñarle a correr cogido de una mano, saltar…

Coordinación de todo el cuerpo en movimiento.

  • Saltar cogido de la mano.

Trabaja la coordinación y el equilibrio de manera específica.

  • Subir y bajar de un banquito.

Coordinación de los movimientos voluntarios y control de sí mismo.

  • Subir y bajar escaleras agarrado de la barandilla.

Trabaja la coordinación en movimiento.

Estas entradas del desarrollo motriz del niño desde los 0 a los 2 años nos ayudan a entender el desarrollo en esta época tan importante de la vida, en la que la capacidad de aprendizaje es muy grande. Debemos estimular a nuestros nanos en todos los ámbitos y divertirnos mientras les ayudamos a aprender a conocer su cuerpo y las posibilidades de movimiento que les ofrece.

¡Feliz semana!

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Trastorno del procesamiento sensorial

Un elevado número de niños con problemas de aprendizaje, de conducta y/o de coordinación motriz presentan un trastorno en el procesamiento sensorial (TPS), también llamado disfunción de la integración sensorial (DIS). Es decir, el sistema nervioso central (SNC) no es capaz de interpretar y organizar adecuadamente las informaciones captadas por los diversos órganos sensoriales del cuerpo. Tampoco puede analizar y utilizar dicha información adecuadamente para entrar en contacto con el ambiente y responder eficazmente a los múltiples estímulos del entorno. Las manifestaciones de un TPS pueden observarse en diferentes ámbitos del desarrollo. Un TPS es, en bastantes ocasiones, la causa de que los niños no duerman bien, no quieran comer o no rindan satisfactoriamente en el colegio. También puede afectar a la capacidad de jugar, de hacer amigos o de desarrollar la autonomía en el cuidado personal. Como es lógico, si el SNC sufre alguna disfunción, ésta puede afectar al sueño, a la alimentación, a la capacidad de aprendizaje y, en general, a cualquiera de nuestras actividades cotidianas.

La Dra. Jean Ayres, terapeuta ocupacional estadounidense, fue la primera en describir un conjunto de conductas atípicas relacionadas con un procesamiento sensorial deficiente (Ayres, 1972. Sus investigaciones (1954-1988) fueron pioneras y revolucionaron la práctica de la Terapia Ocupacional Pediátrica.

La detección precoz de un TPS resulta primordial para prevenir repercusiones en el aprendizaje, en la auto-estima y en las relaciones sociales. A veces los síntomas se pueden detectar ya durante la época de la lactancia. Cuando un bebé llora excesivamente, es irritable y tiene problemas con la alimentación o con la regulación del sueño, es posible que sea debido a un TPS. Otras veces será más fácil detectar los problemas entre los 2 y 4 años, cuando observemos una dificultad en el aprendizaje de actividades tales como vestirse, pedalear un triciclo, trepar en los módulos de juego de los parques o manipular objetos pequeños. Si los sutiles síntomas de un TPS no han sido detectados en edades tempranas, es probable que se observe que existe un problema una vez iniciada la educación primaria, cuando el niño manifieste dificultades con la lectura, las matemáticas y la escritura o con la conducta y la regulación del nivel de actividad.

A continuación se enumeran síntomas de un TPS. No es necesario que un niño reúna todos los síntomas para que se sospeche de la existencia de un TPS. Si se observan 2 ó 3 de los signos abajo mencionados, y además el niño presenta dificultades en la conducta, la atención, el aprendizaje o la coordinación motora, es aconsejable remitirlo a un terapeuta ocupacional especializado en la detección y evaluación de trastornos sensoriales.

  • Las actividades cotidianas no las pueden llevar a cabo con normalidad (higiene personal, alimentación, juego, tareas escolares).
  • Llora mucho, se le considera irritable.
  • Duerme mal: tiene dificultad para quedarse dormido o mantener el sueño conciliado.
  • Come mal: rechaza texturas, sabores u olores.
  • Rechaza ciertos cuidados de higiene: lavar la cabeza, limpiar oídos, cortar el pelo, cepillar los dientes o cortar las uñas.
  • Muestra fuertes preferencias por ciertas prendas de vestir, le molestan los zapatos, se queja de arrugas en los calcetines, rechaza que se le ponga un sombrero.
  • Rechaza tocar ciertos materiales como la arena, la pintura con los dedos y la plastilina.
  • No parece darse cuenta de que está sucio y lo toca todo.
  • Le gustan de manera excesiva los juegos de dar vueltas, los columpios y los parques de atracciones. No parece marearse nunca.
  • Evita todo tipo de movimiento brusco, se mantiene al margen de los columpios y los parques de atracciones.
  • Parece más blando que otros niños; si lo cogemos para levantarlo, lo sentimos como un peso muerto.
  • Se cansa rápidamente en las actividades físicas.
  • Parece más torpe que los niños de su edad.
  • Posee baja auto-estima y tiene pocos amigos.

Artículo completo:

https://sccalp.org/documents/0000/0692/BolPediatr2006_46_200-203.pdf

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

TEA: Algunas sugerencias para familias

Hoy es el #diamundialautismo desde la @clinicainfantilnanos nos sumamos a la lucha y por ello nos ponemos en la piel de esas familias para desterrar mitos, compartir y ayudar en la inclusión.

a

Cuando  se recibe el diagnóstico de TEA (Trastorno del Espectro Autista)se hace un recorrido, cayendo incluso en las dichosas “terapias milagro”… Hay que buscar profesionales (quién, dónde…), hay que contrastar opiniones (que en muchos casos son contradictorias…), hay que elegir colegio (si no te lo imponen…) y, además, hay que comprar (a veces ropa sin costuras…), cocinar (no le gusta casi nada y hay que camuflarlo o inventarse recetas imposibles…), limpiar (no soporta la aspiradora…)… Tenemos que tener claro que un diagnóstico no es un pronóstico, hay que buscar los profesionales adecuados que nos ofrezcan las herramientas necesarias para superarnos día a día y avanzar.

e

Pese a todas esas vicisitudes un nano con TEA llena nuestra existencia de momentos maravillosos dándonos una lección de vida. Las personas con TEA son extraordinarias no pierdas la oportunidad de conocerlas y dejarte sorprender por ellas.

c

Poner un nombre, una etiqueta, da una falsa sensación de seguridad, el diagnóstico debe suponer la disponibilidad de información necesaria para solventar todas las dudas, informar de los recursos disponibles y los tratamientos más adecuados. 

g

Desde la Clínica Infantil NANOS queremos informaros de algunas sugerencias para llevar mejor el día a día, el objetivo de cualquier programa siempre debe ser conseguir el mayor grado de autonomía.

  1. Fomentar el contacto ocular. Es esencial que tu hijo te mire a los ojos cuando te diriges a él.
  2. Crear rutinas de actividades predecibles y con componente visual, esto facilitará la comprensión de vuestro nano para las ACV (Actividades de la Vida Cotidiana) y proporcionará la opción de modificar dichas rutinas.
  3. La enseñanza debe basarse en una práctica sistemática y repetida hasta que se interiorice y aprenda. Hay que ser persistentes y tener paciencia con cada nuevo reto.
  4. Hay personas con TEA que aprenden mejor a través de técnicas de moldeamiento, realizando con sus manos aquellos movimientos que deberían realizar, para después ir desvaneciendo esta ayuda a medida que graban en su memoria ese esquema motor.
  5. Es necesario planificar descansos en el aprendizaje diario, así van asentando mejor lo que han aprendido. Manifiestan el cansancio con pequeños problemas, debemos ser consciente de ellos para saber cuándo parar.
  6. Para fomentar la iniciativa y toma de decisiones, hay que enseñarles cómo actuar en todos los entornos y con todas las personas, por lo que las situaciones del hogar son un buen ámbito de aprendizaje, para que puedan tomar decisiones sobre sus intereses.
  7. Enseñarles a ser pacientes, en la vida cotidiana nos enfrentamos a muchas situaciones en las que debemos esperar nuestro turno (en el médico, en la parada de autobús…). Empezaremos con cosas sin importancia, hasta que adquiera una óptima tolerancia.
  8. Es fundamental para las familias la inclusión, buscar grupos de apoyo con los que compartir el día a día.
  9. Si para las familias es importante la inclusión para los nanos mucho más, hay que cerciorarse que en el colegio está integrado, sus compañeros suelen ayudarlos y compartir juegos en el recreo y en el aula.

b

h

 

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

No es pereza, se llama DISLEXIA

La dislexia es un trastorno del aprendizaje de la lectura que se muestra también en la escritura, en niños que presentan un coeficiente intelectual normal y que no padecen alteraciones sensoriales, motoras o de tipo sociocultural.

Algunos estudios apuntan que el problema se da cuando el hemisferio derecho del cerebro (que es el encargado de procesar la información visual), ejecuta sus tareas a menor velocidad que el izquierdo (responsable del procesamiento del lenguaje).

En cualquier caso, la desmotivación presente en estos nanos tampoco es una causa, si no una consecuencia. Es lógico pensar que si el trastorno obstaculiza el aprendizaje de la lectura, afecta la comprensión y, por tanto, directamente ataca la motivación por aprender. Un niño que lo intenta una y otra vez, que debe poner tanto esfuerzo en tareas de lectoescritura y no consigue los resultados esperados, tiende a cansarse, a perder la concentración y la atención y acaba rechazando hacer los deberes y este tipo de tareas.
dislexia1
Dado que la dislexia afecta aproximadamente a un 10% de la población y está estrechamente relacionada con el fracaso escolar, es totalmente necesaria su detección temprana para fijar el tratamiento más adecuado. El problema de su diagnóstico temprano es que muchos la suelen asociar con un mal desempeño académico. Por eso, es imprescindible un equipo de orientación en cada centro educativo, así como un apoyo total en casa. No debemos interpretar esta conducta como desinterés ni presionar a estos niños.

Para ponernos en la piel de un niño con esta dificultad, veamos cuáles son las características generales de la dislexia, tanto en lectura como escritura:

  • Dificultades en la decodificación o lectura de palabras
  • Lectura poco fluida
  • Omisión o confusión en el uso de tilde
  • Omisión, adición o inversión de letras
  • Juntar o separar palabras dentro una frase
  • Problemas de comprensión
  • Dificultades en las nociones espacio-temporales
  • Problemas de lateralidad
  • Dificultades de memoria a corto plazo

dislexia2disle

 

Hay que tener en cuenta que cada niño tiene sus propias características, no existen dos casos idénticos y como hemos visto, la dislexia implica mucho más que dificultades en lectura y escritura.

Minientrada | Publicado el por | 3 comentarios